Clínica Médica Indautxu en Bilbao cuida de ti
Pide una cita en la unidad Neurocirugía Unidad de columna y del dolorFinanciación 12 ó 24 meses
Particulares sin seguro médico

Neurocirugía. Unidad de Columna y del dolor

La Neurocirugía es la especialidad médica que se encarga de diagnosticar, evaluar y dar solución a enfermedades relacionadas con el sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal) y el sistema nervioso periférico (los músculos y los nervios), así como patologías relacionadas con la columna mediante la cirugía.

La Unidad de Columna y del Dolor tiene como objetivo ofrecer el mejor y más especializado tratamiento (quirúrgico y no quirúrgico) para cada paciente que nos consulta por dolencias tan frecuentes como son el dolor lumbar (lumbalgia), el dolor cervical (cervicalgia), la ciática u otros muchos síntomas secundarios a patologías de la espalda, desde las más fáciles hasta las más complejas.

Dr. Gorka Zabalo San Juan

El Dr. Gorka Zabalo San Juan estudió Medicina y Cirugía en la Universidad del País Vasco (UPV/EHU). Obtuvo la especialización en Neurocirugía en el Complejo Hospitalario de Navarra (Pamplona) y cuenta con una experiencia laboral contrastada en dicho centro y el Hospital Universitario de Cruces, donde actualmente desarrolla su labor. Además ha trabajado en la Policlínica Nuestra Señora del Rosario (Ibiza) donde se formó en la técnica de Cirugía Endoscópica Biportal (BESS). Destaca también haber formado parte de la Comisión Nacional de Neurocirugía (2016-2018) y ser actualmente miembro de la Sociedad Española de Neurocirugía (SENEC) y de la Sociedad Vasca de Neurocirugía. Otras formaciones: experiencia en Neurocirugía Pediátrica en el Hospital Universitario Niño Jesús (Madrid) y en el Hôpital Necker Enfants – Malades (Paris)

Para contacto directo:

Enviar Mail al Dr. Zabalo

Gorka Zabalo San Juan – Doctoralia.es

944702831

Tratamientos de Neurocirugía. Unidad de Columna y del Dolor

 

En la Clínica Indautxu trabajamos para dar solución a los principales problemas relacionados con el sistema nervioso y la espalda. Somos conscientes de la prevalencia del dolor de espalda (lumbalgias, dorsalgias, cervicalgias…) y de los dolores ciáticos en la población general. Conocemos además las limitaciones que estos suponen a la hora de realizar actividades laborales o incluso las actividades de la vida cotidiana.

Nuestro objetivo es realizar un diagnóstico correcto mediante la exploración física y las pruebas de imagen complementarias y ofrecer la mejor alternativa en cada paciente, sabiendo que únicamente un pequeño porcentaje de nuestros pacientes acabarán requiriendo una intervención quirúrgica en el futuro gracias a las nuevas tecnologías de las que disponemos para el tratamiento del dolor (como por ejemplo la discectomía percutánea con DiscoGel®, radiofrecuencias, infiltraciones epidurales, nervios periféricos o en puntos trigger).

No obstante, determinadas patologías en las que existe un daño en las estructuras nerviosas y/o pérdida de sus funciones será necesario realizar una intervención quirúrgica. En estos casos empleamos también las últimas tecnologías para garantizar el mejor tratamiento con el menor riesgo quirúrgico posible.

Disponemos asimismo de otras innovadoras técnicas como la artroplastia cervical que permite descomprimir las raíces nerviosas afectas por una hernia discal implantando en su lugar una prótesis discal móvil que permitirá preservar la completa movilidad del cuello tras la intervención.

Las patologías de la columna por las que con más frecuencia nos consultas nuestros pacientes son las siguientes:

Hernias discales y protusiones discales lumbares y cervicales

El disco intervertebral es una almohadilla natural del organismo localizada entre dos vértebras y posee una función amortiguadora. Está compuesto por una cubierta fibrosa de consistencia dura y un contenido denominado núcleo pulposo de consistencia gelatinosa. Cuando la capa fibrosa se rompe el núcleo pulposo acaba saliendo hacía el canal espinal y comprime las estructuras localizadas en su interior. Cuando comprime una raíz nerviosa produce un intenso dolor que se irradia hacía los brazos o las piernas (ciática) y cuando comprime la médula espinal puede provocar el daño de la misma (mielopatía).

Técnicas conservadoras:

Hasta el 96% de las hernias discales pueden ser tratadas sin necesidad de cirugía mediante la realización de infiltraciones, bloqueos epidurales, radiofrecuencias y rehabilitación específica.

Una innovadora técnica empleada cuando dichas medidas conservadoras fracasan es la discectomía percutánea con Discogel® que consiste en la introducción del Discogel® (etanol gelificado radiopaco) en el disco enfermo sin necesidad de ingreso hospitalario ni de realización de incisiones quirúrgicas en la piel. Produce el alivio del dolor y evita así la necesidad de una intervención quirúrgica hasta en el 80% de los pacientes en los que fracasa el tratamiento conservador.

Técnicas quirúrgicas:

En los casos en los que se requiere una cirugía se selecciona la técnica que más se ajusta a las necesidades del paciente:

Microcirugía (microdiscectomía): consiste en la descompresión quirúrgica de la raíz nerviosa afecta mediante la resección de la hernia discal con el empleo del microscopio. En ocasiones requiere la implantación de prótesis discales móviles para la correcta preservación de la movilidad (artroplastia).

Cuando las estructuras de la columna vertebral se desgastan debido al paso de los años y la sobrecarga se produce la debilidad de los discos intervertebrales y cambios artrósicos e hipertrofia de los ligamentos y las articulaciones. Todos estos trastornos conllevan a una reducción progresiva en el diámetro (estrechamiento) del canal espinal. Finalmente las estructuras nerviosas que transcurren a través del canal espinal se comprometen provocando dolor en la espalda y de las piernas.

Técnicas conservadoras:

La gran mayoría de las estenosis del canal pueden ser tratadas sin necesidad de cirugía mediante la realización de infiltraciones, radiofrecuencias y rehabilitación específica.

Una innovadora técnica empleada cuando dichas medidas conservadoras fracasan y la causa de la estenosis es debido a hernias o protrusiones discales es la discectomía percutánea con Discogel® que consiste en la introducción del Discogel® (etanol gelificado radiopaco) en el disco enfermo sin necesidad de ingreso hospitalario ni de realización de incisiones quirúrgicas en la piel. Produce el alivio del dolor y así evita la necesidad de una intervención quirúrgica hasta en el 80% de los pacientes en los que fracasa el tratamiento conservador.

Técnicas quirúrgicas:

En los casos en los que se requiere una cirugía se selecciona la técnica que más se ajusta a las necesidades del paciente:

Implantación de sistemas interespinosos lumbares flexibles: en ocasiones es suficiente con implantar unos dispositivos protésicos entre las vértebras mediante una cirugía mínimamente invasiva para ampliar el canal lumbar. Es una técnica rápida, segura y evita la inestabilidad que provocan las técnicas convencionales.

Laminectomía: consiste en la descompresión quirúrgica de las raíces nerviosas o la médula afectas mediante la resección las láminas vertebrales y ligamentos con el empleo del microscopio. En ocasiones es necesaria la resección de un cuerpo vertebral (corporectomía) y posteriormente implantar una prótesis para la correcta descompresión.

Artrodesis transpedicular: en algunos casos en los que existe una inestabilidad vertebral es necesario implantar tornillos en las vértebras para estabilizar la columna. Puede requerirse la implantación de cajas entre las distintas vértebras para aumentar las tasas de fusión (PLIF, TLIF, ALIF, XLIF…).

En la Clínica Indautxu tenemos a la disposición del paciente el mejor material del mercado para favorecer la correcta fusión y por tanto la recuperación. Empleamos distintos materiales biológicos como el BMP (bone morphogenetic proteins); unas proteínas  presentes en el organismo que cuya función es el de estimular el crecimiento óseo. Múltiples estudios han demostrado que mejora el resultado de la artrodesis y elimina además la necesidad de extraer el hueso del paciente de su cadera, evitando así los posibles efectos secundarios y complicaciones del procedimiento.

La decisión del tratamiento óptimo de cada fractura vertebral debe ser valorada en función del tiempo de evolución transcurrido, la presencia de sintomatología neurológica o no, las características radiológicas y la estabilidad de la misma.

En ocasiones es suficiente el tratamiento con un collarín cervical o faja ortopédica, reposo y el tratamiento del dolor mediante analgésicos u otras técnicas. En otras ocasiones puede ser necesario un tratamiento quirúrgico:

Artrodesis transpedicular: en algunos casos en los que existe una inestabilidad vertebral es necesario implantar tornillos en las vértebras para estabilizar la columna. En determinadas situaciones puede incluso realizarse de forma percutánea, sin necesidad de realizar grandes cirugías abiertas.

Cifoplastia: consiste en la introducción de cemento en el interior de las vértebras mediante una técnica percutánea sin necesidad de realizar una cirugía abierta convencional. Permite el alivio significativo del dolor cuando está indicado.

Existen numerosos tumores (benignos y malignos) que se localizan a lo largo de la columna. Disponemos de la tecnología de microcirugía para abordar dichos tumores con una alta tasa de éxito.

Hidrocefalia: se trata del trastorno de la circulación o producción del líquido cefalorraquídeo que provoca acumulación del mismo en el cerebro y ventriculomegalia o aumento del tamaño de los ventrículos (cavidades cerebrales donde se acumula el líquido cefalorraquídeo). Pueden precisar mediciones de la presión intracraneal o punciones lumbares en el proceso diagnóstico. El tratamiento consiste en implantar una derivación ventricular.

Atrapamientos de nervios periféricos: síndrome del túnel carpiano, síndrome del túnel cubital…

Hematomas intracraneales.

Bultos en el cuero cabelludo o frente: generalmente se tratan de lipomas o quistes epidermoides que pueden ser tratados mediante una sencilla cirugía ambulatoria. Estudiaremos cada caso para aportar una solución a medida.

 

¿Qué es la lumbalgia crónica?

El dolor lumbar, lumbalgia o lumbago es una dolencia frecuente en la población general. Se estima que el 75% de la población presenta lumbalgia en algún momento de su vida y se resuelve espontáneamente antes de los 3 meses. Sin embargo, aproximadamente en el 5-10% de los casos puede no desaparecer. El dolor en la región lumbar que es prolongado se denomina lumbalgia crónica.

Una de las causas más frecuentes de la lumbalgia crónica es la degeneración del disco intervertebral. El disco intervertebral es la almohadilla situada entre las vértebras y permite realizar los movimientos de flexión y poseen además función amortiguadora.

 

¿Qué tratamientos disponemos para tratar la lumbalgia crónica?

El tratamiento inicial debe estar encaminado al tratamiento sintomático evitando realizar intervenciones quirúrgicas. Entre los tratamientos conservadores destacan la realización de infiltraciones, radiofrecuencias y/o  rehabilitación específica.

Cuando el tratamiento conservador fracasa a los 6 meses puede plantearse otra alternativa a la cirugía: la medicina regenerativa. Dado que los discos no tienen capacidad de regenerarse por sí solos, la medicina regenerativa mediante la implantación de células madre mesenquimales intradiscales puede convertirse en un elemento clave para actuar sobre esta patología.

 

¿Qué es la medicina regenerativa mediante células madre?

Las células madre son células del organismo capaces de dividirse en más células madre y convertirse en cualquier tipo de célula del cuerpo. Esta versatilidad permite que puedan ser empleadas para regenerar o reparar tejidos y órganos enfermos y, por tanto, reducir el dolor.

Han sido ampliamente empleadas en el tratamiento de determinados tipos de cánceres hematológicos, así como en otras en enfermedades hematológicas, metabólicas y del sistema inmune. También han sido empleadas con menos experiencia en el tratamiento de las enfermedades de la piel como en el tratamiento de enfermedades de huesos y articulaciones, fundamentalmente como tratamiento de la artrosis de rodilla.

¿En qué consiste la intervención?

Las células madre son obtenidas de la médula ósea del propio paciente y por lo tanto poseen la ventaja de no producir rechazo, ya que se obtienen directamente del propio paciente.

Al procedimiento que se usa para obtener médula ósea se le denomina «cultivo de médula ósea». Se trata de un procedimiento que se lleva a cabo en el quirófano con anestesia local en el que se le introducirá una aguja en la porción trasera del hueso pélvico, donde hay una gran cantidad de médula ósea.

Una vez se ha procesado la muestra obtenida de la médula ósea y se han obtenidas las células madre serán inoculadas en el disco intervertebral enfermo mediante un procedimiento percutáneo (sin necesidad de realizar incisiones quirúrgicas).

El procedimiento es ambulatorio, es decir, no requiere ingreso hospitalario. Aunque se recomienda reposo relativo durante una semana, el postoperatorio es compatible con la incorporación a la vida cotidiana.

Se trata de una intervención no invasiva, simple y conservadora que preserva la biomecánica de la columna vertebral y no impide futuras terapias en caso de resultar inefectiva.

 

¿Es seguro el tratamiento mediante células madre?

Hasta el momento ha demostrado ser un procedimiento seguro a medio plazo y no se han registrado efectos adversos atribuibles a la inyección de células madre.

Las células madre son extraídas del propio hueso del paciente, evitando así que exista un rechazo.

 

¿Qué evidencia científica hay al respecto?

El tratamiento con células madre como terapia regenerativa es una técnica cuya eficacia ha sido estudiada fundamentalmente en el tratamiento de la patología degenerativa de la rodilla en estudios descriptivos de casos individuales o de pequeños grupos de casos y estudios aleatorizados controlados.

El empleo de las células madre como tratamiento de la discopatía crónica es una técnica pionera en expansión ante los resultados prometedores obtenidos en los estudios sobre la patología degenerativa de rodilla. Su eficacia ha sido demostrada en la capacidad regenerativa del disco intervertebral en estudios clínicos realizados en animales. Dada la reciente comercialización de la técnica únicamente han sido publicados escasos estudios clínicos de casos individuales o pequeños grupos de casos en los que se ha evidenciado mejoría del dolor lumbar y de la movilidad de la columna lumbar de los pacientes sometidos a dicho procedimientos, siendo una técnica segura.

En la Clínica Indautxu estamos comprometidos con la investigación y ofrecer a nuestros pacientes las últimas tecnologías en el tratamiento del dolor. Por ello, además de la posibilidad de beneficiarse de los efectos del tratamiento, ofrecemos a nuestros pacientes la opción de formar parte de un estudio clínico prospectivo en el que pretendemos valorar la eficacia de las células madre en el tratamiento de la lumbalgia secundaria a degeneración del disco intervertebral.

pide-cita

Pide una cita

Te llamamos para concertar una cita con nuestros especialistas
He leído y acepto la política de privacidad