Clínica Médica Indautxu en Bilbao cuida de ti

Clamidia: ¿qué es?

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) o enfermedades venéreas como la clamidia son aquellas que se transmiten de una persona a otra durante las relaciones sexuales y, algunas de ellas, también pueden haber sido transmitidas de la madre al hijo durante el embarazo o el parto.

El herpes genital, la gonorrea, el VIH, la sífilis o la clamidia son algunas de las infecciones de transmisión sexual más frecuentes. Este tipo de infecciones están pueden estar causadas por un hongo, un virus o una bacteria y, aunque algunas se pueden tratar y curar de forma sencilla, es muy importante ponerse en manos de un especialista para que el tratamiento logre frenar otras consecuencias más graves, entre las que están la infertilidad o el cáncer de útero.

Para poder realizar un diagnóstico precoz y evitar complicaciones, siempre que se experimenten algunos síntomas como dolor al orinar, escozor o dolor en la zona genital, o, además, en el caso de las mujeres, cambios en el flujo vaginal o en la menstruación, es necesario acudir al médico, puesto que estos síntomas pueden estar alertándonos de una infección por clamidia o una enfermedad de transmisión sexual.

¿Qué es la clamidia?

La clamidia es la enfermedad de transmisión sexual de tipo bacteriano más frecuente y está producida por una bacteria llamada chlamydia trachomatis. Esta infección puede afectar tanto a hombres como a mujeres  y se transmite mediante la práctica de sexo anal, vaginal y oral. La clamidia se puede tratar y curar pero puede desencadenar otras patologías graves si no se somete  a un tratamiento adecuado, sobre todo en el caso de las mujeres.

La clamidia también se conoce como la enfermedad silenciosa porque, en un alto porcentaje, esta infección no presenta síntomas. En el caso de los hombres, hasta un 50% pueden no presentar síntomas, y la cifra aumenta al 80% en el caso de las mujeres. Por eso, si hemos mantenido relaciones sexuales de riesgo, es importante estar atentos a cualquier cambio en nuestro cuerpo y realizar una revisión médica en profundidad.

Síntomas de infección

En la clamidia, los síntomas pueden empezar a experimentarse entre una y tres semanas después del contagio.

Síntomas de la clamidia en mujeres:

  • Aumento o alteración del flujo vaginal
  • Dolor en el abdomen inferior
  • Dolor o molestias durante y/o después de las relaciones sexuales.
  • Sangrado postcoital o a mitad del ciclo menstrual
  • Amenorrea (ausencia de menstruación)

Síntomas de la clamidia en hombres:

  • Supuración o mucosidad en la uretra
  • Expulsión dolorosa e incompleta de la orina o aumento de la frecuencia miccional
  • En algunas ocasiones puede presentarse fiebre o epididimitis (inflamación en el epidídimo, situado en la parte posterior de los testículos y lugar donde se almacenan los espermatozoides).

clamidia síntomas

Las complicaciones existentes por no llevar a cabo un tratamiento para curar la infección de clamidia  no son tan graves en el caso de los hombres como en el de las mujeres. Sin el tratamiento adecuado, puede propagarse al útero y las trompas de Falopio, causando inflamaciones graves, embarazos fuera del útero, dolores pélvicos crónicos e, incluso, infertilidad.

Por todo esto, y aunque podamos estar infectados y no notar los síntomas, es importante acudir a los servicios sanitarios si hemos mantenido relaciones de riesgo para descartar cualquier contagio, así como comunicar a las personas con las que se haya mantenido relaciones sexuales.

Tratamiento de la clamidia

El tratamiento de la clamidia, si está en una fase temprana de detección y no presenta complicaciones, consiste en administrar al paciente antibióticos orales.  El proceso puede durar desde un día, con una toma única, hasta los siete días dependiendo del estado del paciente. Entre tres y cinco semanas después de finalizar el tratamiento se recomienda volver a acudir al médico en caso de que persistan los síntomas o en casos especiales, como embarazo o riesgo de nueva infección.

Prevenir enfermedades de transmisión sexual

Algunas enfermedades de transmisión sexual como, por ejemplo, la del virus del papiloma, pueden prevenirse mediante una vacuna que ofrece una fuerte protección frente a este virus. En cualquier caso, esta vacunación no exime al paciente de tomar precauciones.

El único método que puede prevenir ésta y otras enfermedades de transmisión sexual como la clamidia,  es el uso del preservativo masculino o femenino. Si has mantenido relaciones sexuales de riesgo y has experimentado alguno de estos síntomas, no dudes en acudir a un centro médico para realizar las pruebas pertinentes.

En Clínica Indautxu disponemos de servicio de análisis las 24 horas del día durante los 365 días del año y de unidades especiales de ginecología y urología.

convalecencias médicas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.